Identidad genética

01/12/2017

Descubren que las células de embriones se comunican químicamente.

Publicado en Madri+d el 30 de Noviembre de 2017, FUENTE | CSIC Consejo Superior de Investigaciones Científicas Esta comunicación permite la correcta formación de la cabeza […]
31/10/2017

El Big-Bang de la Vida Humana. Identidad y regulación genética

Por Nicolás Jouve de la Barreda, Catedrático Emérito de Genética. Presidente de CiViCa. Conferencia en las V Jornadas de Ciencia y Fe – 22 de Junio […]
07/07/2017

Natura y Nurtura

Por Nicolas Jouve, catedrático emérito de Genética y presidente de CíViCa (Asociación miembro de la Federación Europea One of Us). Publicado en Actuall el 3 de Julio de 2017

Natura y nurtura. ¿Sabemos distinguir entre lo genético y lo adquirido? Es una vieja pregunta ¿Nacemos o nos hacemos? En nuestra naturaleza, en nuestra forma de ser y vivir la vida, que interviene más, los genes que llevamos puestos desde que fuimos concebidos o lo que incorporamos por voluntad propia o por influencias del ambiente, entendido en sentido amplio como todo lo que interviene en nuestra forma de vivir la vida.

Para entenderlo es clave distinguir entre la “identidad genética” y la “identidad personal”. En la identidad genética median exclusivamente los genes, el ADN, mientras que la identidad personal es algo más amplio, que trasciende el material genético y a lo que contribuirán especialmente nuestros hábitos de vida.

20/04/2017

Trasplante de cerebro e identidad personal

Por Manuel Alfonseca Doctor Ingeniero de Telecomunicación y Licenciado en Informática, Profesor Honorario de la Universidad Autónoma de Madrid, Publicado en el Blog Divulgación de la ciencia, el 30 de Marzo de 2017.

En el artículo anterior hablé del trasplante de cerebro, pero quedó pendiente considerar el problema de cómo afectaría un trasplante cerebral a la identidad personal. ¿Está nuestra identidad asociada al cerebro, y por tanto pasaría a un cuerpo diferente en caso de trasplante cerebral? ¿O podría ocurrir algo distinto?

En primer lugar, debo hacer constar que esta disquisición no es científica, sino filosófica, pues por el momento el trasplante de cerebro es pura ciencia-ficción. Ni es factible ahora, ni parece probable que llegue a serlo en bastante tiempo, suponiendo que sea posible realizarlo con éxito. O sea, que estoy apoyándome en el vacío, eso mismo que yo he criticado varias veces cuando lo hacen otros...