20/11/2017

75 aniversario de Manuel García Morente, mente abierta

Por el Dr. José Mª Montiu de Nuix, sacerdote, doctor en filosofía, matemático, socio de CiViCa Siete de diciembre de 2017, setenta y cinco años del […]
27/03/2017

Filosofía biológica de Leonardo Polo

El final del siglo XX ha estado marcado por un avance sin precedentes en la investigación biológica. En todas sus áreas (genética, neurología, sanidad, etc.) los descubrimientos han sido abundantes y el saber no ha hecho más que ampliarse. Pero ¿se sabe por eso mejor qué es un ser vivo? ¿Qué es la vida biológica, cuáles son sus principios? La misma evolución necesita todavía hoy una importante respuesta. Leonardo Polo es uno de los filósofos que se ha atrevido a enfrentado a estas difíciles temáticas. Para ello utilizó un propio y particular método filosófico al que denominó: el abandono del límite mental. Este libro pretende mostrar los originales y sugerentes aportes desarrollados gracias a este método. Nociones básicas del viviente, tales como alma, acto, potencia, causalidad y naturaleza, son reconsideradas y ampliadas en este planteamiento. Asimismo, ha introducido algunas nuevas perspectivas y conceptos que estimulan a enfrentarse con el saber biológico actual. Así son, concretamente, las nociones del viviente como tricausalidad, el código genético como potencialidad formal, las facultades orgánicas como “sobrantes formales” o la explicación de la evolución biológica a través del modelo de propagación de la luz. Estas son algunas de las propuestas que se presentan en este libro como respuesta a la intrigante pregunta por la vida.  

Josemaría Torres López (Madrid, 1981), sacerdote, es licenciado en Ciencias Biológicas y doctor en Filosofía. Trabajó durante dos años como ayudante en el departamento de Microbiología de la Universidad Complutense de Madrid. Este trabajo es fruto de su investigación para obtener el doctorado en Filosofía en la Universidad de la Santa Cruz (Roma) .Precedentemente a este trabajo, realizó un estudio sobre E. Schrödinger en relación a su aportación a la teoría de la vida como información biológica.

30/01/2017

Un sabio siempre actual: Tomás de Aquino.

Por José Manuel Belmonte (Dr. en Ciencias Humanas por la Universidad de Estrasburgo, miembro de CiViCa)

Las grandes preguntas recorren los caminos de la historia en busca de respuesta. A veces encuentran hombres que no pasan de largo ante ellas y las afrontan. Son despiertos, les gustan los desafíos. Son valientes, ayudan a salir de la ignorancia y al progreso humano y social.

Los Doctores de la Universidad se pronunciaban sobre controversias famosas, en  filosofía, Derecho, Teología, y Artes liberales.

31/10/2016

Jürgen Habermas y la religión en el ámbito público. A propósito del mundo de la vida, política y religión

Por Andrés Ollero Tassara, catedrático de Filosofía del Derecho de la Universidad Rey Juan Carlos y magistrado del Tribunal Constitucional. Publicado  en Anuario de Derecho Eclesiástico del Estado, vol. XXXII (2016), pp. 1063-1076. (ENLACE)

SUMARIO: 1. La moda de los “pos”.- 2. Carácter socialmente indispensable de lo justo.- 3. ¿Razones para una sociedad en quiebra ética?.- 4. Una secularización no laicista.- 5. Entre el consenso y el modus vivendi.- 6. La discutida cláusula de traducción.- 7. Un doble aprendizaje.- 8. Religiones que aportan razones.-9. El mundo de la vida en el marco de una discutible hermenéutica científica.-

Pertenezco a una generación que se desayunó con la obra de Jürgen Habermas hace no menos de cincuenta años, cuando este proponía hacer girar las ciencias sociales en torno a una teoría crítica impulsada por un emancipador interés directivo del conocimiento. Su honesto esfuerzo por replantearse el alcance y límites de la Modernidad le ha acabado llevando por vías bien distintas. Baste recordar sus reflexiones bioéticas sobre el futuro de la naturaleza humana. Ya en ellas entra sorprendentemente en juego la presencia de la religión, junto a la ciencia, en el ámbito público; llegará a preguntarse: “¿es la ciencia moderna una práctica que puede explicarse completamente por sí misma y comprenderse en sus propios términos y que determina performativamente la medida de todo lo verdadero y todo lo falso? ¿O puede más bien entenderse como resultado de una historia de la razón que incluye de manera esencial las religiones mundiales?”.