Celebrando el regalo de las vacunas COVID-19

Dr. Francis Collins: Los avances científicos del año 2020
14/01/2021

Por el Dr. Francis Collins, Médico-genetista conocido por sus descubrimientos históricos de genes de enfermedades y su liderazgo del Proyecto Genoma Humano internacional, que culminó en abril de 2003 con la finalización de una secuencia completa del libro de instrucciones del ADN humano. Director del Instituto Nacional de Investigación del Genoma Humano en los NIH de 1993 a 2008. Director de los NIH (National Institute of Helth) desde 2009. Publicado en el Blog del Director de NIH el 22 de diciembre de 2020

Las vacaciones de invierno son tradicionalmente una época de regalos. A pesar de lo fatigoso que han sido 2020 y la pandemia de COVID-19, la ciencia se ha intensificado este año para brindar a la humanidad un par de regalos verdaderamente esperanzadores: las dos primeras vacunas COVID-19.

Hace dos semanas, la Administración del Medicamento y Alimentación de los EE. UU. (FDA) otorgó la autorización de uso de emergencia (EUA) a una vacuna COVID-19 de Pfizer / BioNTech, lo que permitió comenzar la distribución a ciertos grupos de alto riesgo solo tres días después. Más recientemente, la FDA otorgó un EUA a una vacuna COVID-19 de la compañía de biotecnología Moderna, Cambridge, MA. Esta vacuna de ARN mensajero (ARNm), que es parte de un nuevo enfoque de vacunación, fue desarrollada conjuntamente por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de los NIH (NIAID). La EUA se basa en datos que muestran que la vacuna es segura y con un 94,5 por ciento de efectividad para proteger a las personas de la infección por el SARS-CoV-2, el coronavirus que causa el COVID-19.

Esos datos sobre la vacuna Moderna provienen de un ensayo clínico de 30.000 personas, que generosamente participaron para ayudar a otros. No podemos agradecer lo suficiente a los participantes del ensayo por este regalo. Se espera que la distribución de millones de dosis de la vacuna Moderna comience esta semana.

Es difícil expresar con palabras lo notables que son estos logros en la historia de la ciencia. Un proceso de desarrollo de una vacuna que solía llevar muchos años, a menudo décadas, se ha condensado en unos 11 meses. En enero pasado, los investigadores comenzaron con un virus previamente desconocido y ahora no solo tenemos una, sino dos vacunas que se administrarán a millones de estadounidenses antes de fin de año. Y los logros no terminan ahí: también están en camino varios otros tipos de vacunas COVID-19.

Es importante reconocer que esto no podría haber sucedido sin los esfuerzos de muchos científicos que trabajaron incansablemente entre bastidores durante muchos años antes de la pandemia. Entre los que merecen un gran reconocimiento se encuentran Kizzmekia Corbett, Barney Graham, John Mascola y otros miembros del increíble equipo del Centro de investigación de vacunas Dale y Betty Bumpers del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) de los NIH.

Cuando surgió la noticia del SARS-CoV-2, Corbett, Graham y otros investigadores del NIAID ya habían estado estudiando otros coronavirus durante años, incluidos los responsables de brotes anteriores de enfermedades respiratorias. Entonces, cuando llegó la noticia de que se trataba de un nuevo brote de coronavirus, estaban listos para actuar. Ayudó que hubieran prestado especial atención a las proteínas de pico en la superficie de los coronavirus, que han resultado ser el foco principal de las vacunas COVID-19 ahora en desarrollo.

Las dos vacunas actualmente autorizadas para su administración en Estados Unidos funcionan de una manera única. Su pieza central es un pequeño fragmento de ARNm no infeccioso. Nuestras células producen constantemente miles de ARNm, que proporcionan las instrucciones necesarias para producir proteínas. Cuando alguien recibe una vacuna de ARNm para COVID-19, le dice a las propias células de la persona que produzcan la proteína pico del SARS-CoV-2. El sistema inmunológico de la persona luego reconoce la proteína del pico viral como extraña y produce anticuerpos para eliminarla.

Este encuentro impulsado por la vacuna entrena al sistema inmunológico humano para recordar la proteína de pico. Por lo tanto, si un virus del SARS-CoV-2 real intenta infectar a una persona vacunada semanas o meses después, su sistema inmunológico estará listo para defenderse. Para producir la inmunidad más vigorosa y duradera contra el virus, las personas necesitarán recibir dos inyecciones de la vacuna de ARNm, con un intervalo de varias semanas a un mes, según la vacuna.

Algunos han expresado su preocupación en las redes sociales de que las vacunas de ARNm podrían alterar el genoma del ADN de alguien que está siendo vacunado. Pero eso no es posible, ya que este ARNm no ingresa al núcleo de la célula donde se encuentra el ADN. En cambio, los ARNm de la vacuna permanecen en la parte externa de la célula (el citoplasma). Además, después de ser transcrito en proteína una sola vez, el ARNm se degrada rápidamente. Otros han expresado su preocupación sobre si la vacuna podría causar COVID-19. Eso no es un riesgo porque no hay un virus completo involucrado, solo las instrucciones de codificación para la proteína de pico no infecciosa.

Una ventaja importante del ARNm es que es fácil de sintetizar para los investigadores una vez que conocen la secuencia de ácido nucleico de una proteína viral diana. Entonces, el regalo de las vacunas de ARNm es uno que seguramente seguirá dando. Esta nueva tecnología ahora se puede utilizar para acelerar el desarrollo de futuras vacunas. Después de la aparición de los virus SARS, MERS y ahora SARS-CoV-2 que causan enfermedades, no sería sorprendente que haya otras amenazas para la salud por coronavirus en nuestro futuro. Corbett y sus colegas esperan diseñar una vacuna universal que pueda combatirlos a todos. Además, las vacunas de ARNm pueden resultar eficaces para combatir futuras pandemias causadas por otros agentes infecciosos y para prevenir muchas otras afecciones, como el cáncer y el VIH.

Aunque las vacunas son, sin duda, nuestra mejor esperanza para superar la pandemia de COVID-19, las encuestas públicas indican que algunas personas se sienten incómodas al aceptar este obsequio de prevención de enfermedades. Algunos incluso han indicado que se negarán a recibir la vacuna. El escepticismo saludable es algo bueno, pero decisiones como esta deben basarse en sopesar la evidencia de beneficio versus riesgo. Los resultados de los ensayos de Pfizer y Moderna , todos publicados para un escrutinio público completo, indican que los beneficios potenciales son altos y los riesgos bajos. A pesar de la impresionante velocidad a la que se desarrollaron las nuevas vacunas COVID-19, se han sometido y continúan pasando por un proceso riguroso para generar todos los datos que necesita la FDA para determinar su seguridad y eficacia a largo plazo.

Desafortunadamente, el regalo de las vacunas COVID-19 llega demasiado tarde para los más de 313,000 estadounidenses que han muerto por complicaciones del COVID-19 y muchos otros que han tenido sus vidas interrumpidas y pueden tener que lidiar con consecuencias de salud a largo plazo relacionadas a COVID-19. Las vacunas llegaron en un tiempo récord, pero todos deseamos que de alguna manera hubieran llegado antes para evitar un sufrimiento y una angustia tan generalizados.

Pasarán muchos meses antes de que todos los estadounidenses que estén dispuestos a recibir una vacuna puedan ser inmunizados. Necesitamos que entre el 75 y el 80 por ciento de los estadounidenses reciban vacunas para lograr la llamada «inmunidad colectiva» necesaria para ahuyentar al SARS-CoV-2 y permitirnos a todos volver a una apariencia de vida normal.

Mientras tanto, todos tenemos la responsabilidad de hacer todo lo posible para bloquear la transmisión continua de este peligroso virus. Cada uno de nosotros debe seguir las tres preguntas: usar una máscara, cuidar la distancia, lavarse las manos con frecuencia.

Cuando llegue su oportunidad de vacunarse, arremangarse y aceptar el regalo de una vacuna COVID-19 que podría salvarle la vida. De hecho, hoy recibí mi primera inyección de la vacuna Moderna junto con el director del NIAID, Anthony Fauci, el secretario del HHS, Alex Azar, y algunos trabajadores de atención médica de primera línea en el Centro Clínico de los NIH. Aceptar este regalo es nuestra mejor oportunidad para dejar atrás esta pandemia, mientras esperamos un año nuevo mejor.

Enlaces :

Coronavirus (COVID-19 ) (NIH)

Combat COVID (Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., Washington, DC)

Centro de Investigación de Vacunas Dale y Betty Bumpers (Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas / NIH)

Moderna (Cambridge, MA)

Pfizer (Nueva York, NY)

BioNTech  (Mainz, Alemania)