Publicada una terapia eficaz para reparar la función inmune de la Inmunodeficiencia Combinada Severa (SCID) o enfermedad de los “niños burbuja”.

Entrevista a Justo Aznar, Director del Instituto Ciencias de la Vida, acerca del inicio de la vida humana y sobre la inviolabilidad del embrión humano
18/04/2019
Hemos visto ¿lo invisible?
20/04/2019

Extracto del artículo de Shawna Williams, publicado en The Scientist el 17 de abril de 2019. [foto Screening de recién nacido utilizado ahora en los Estados Unidos para detectar la inmunodeficiencia combinada severa antes de su manifestación*. WIKIMEDIA]

El tratamiento de niños con la Inmunodeficiencia Combinada Severa, enfermedad ligada al cromosoma X, con baja dosis de quimioterapia seguida por terapia génica dio a los niños la capacidad de generar una respuesta inmune normal, según informan investigadores (17 de abril) en el New England Journal of Medicine.

El hallazgo marca un hito en el largo esfuerzo por utilizar terapia génica para combatir una condición devastadora, como la enfermedad conocida por “enfermedad de los niños burbuja”, que requiere que los pacientes no tratados sean aislados con el fin de protegerlos de infecciones potencialmente mortales. Los expertos advierten que hace falta un seguimiento más largo para determinar si los pacientes-tratados con terapia génica se curan realmente. “Hemos sido capaces de eliminar el aislamiento protector dentro de los tres o cuatro meses tras la terapia génica y el reenvío al hogar de los bebés con sus familias,” dijo Ewelina Mamcarz, un oncólogo y hematólogo pediatra del St. Jude’s Children’s Research Hospital de Tennessee, en un Conferencia Telefónica de prensa sobre el estudio.

Las personas con la Inmunodeficiencia Combinada Severa (SCID) tienen mutaciones en los genes necesarios para la función celular inmune, dejándolos vulnerables a la infección. En la forma más común de la enfermedad, SCID ligado al X (SCID-X1), el gen culpable es IL2RG, que codifica para una pieza de los receptores de citocinas necesarias para el normal desarrollo de varios tipos de células inmunes, incluidas células T, linfocitos B y células naturales killer.  El tratamiento estándar para la enfermedad es un trasplante de médula ósea del tejido que puede generar células inmunes normales, pero encontrar un donante inmunológicamente compatible para los pacientes puede ser un desafío.

La terapia génica desarrollada en St. Jude, inserta una copia funcional de IL2RG en las células de la médula extraída de pacientes usando un vector lentiviral en una carcasa del VIH. El IL2RG se introduce con una construcción acompañada de otras secuencias para evitar la activación de genes cercanos en la zona del genoma en que se inserta,  que pudieran  producir cáncer. Además de utilizar un vector diferente de anteriores terapias genéticas, el protocolo incluye un paso nuevo, ideado por investigadores de la Universidad de California, San Francisco (UCSF): un pretratamiento de los pacientes con una dosis baja del busulfan, un medicamento de quimioterapia que mata a las células precursoras inmunes. Su objetivo es crear un espacio alrededor de la médula ósea para que se instales y proliferen las células genéticamente editadas.

Más información en el artículo:

  1. Mamcarz et al., “Lentiviral Gene Therapy Combined with Low-Dose Busulfan in Infants with SCID-X1,” NEJM, doi:10.1056/NEJMoa1815408, 2019.