Una breve guía sobre el panorama actual de la tecnología CRISPR.

Se lanza el primer estudio de terapia humana in vivo con CRISPR
30/07/2019
¿Lo real puede verse? Lo que no se puede ver, ¿es real?
31/07/2019

Por Diana Kwon, publicado en The Scientist el 15 de julio de 2019 (Imagen: © Istock.Com, Panuwach

 Han sido otorgadas cientos de patentes CRISPR en todo el mundo, y el número de aplicaciones sigue creciendo a un ritmo rápido.

El último mes, la Oficina de Patentes y Marcas de los Estados Unidos se ha introducido en la disputa de las patentes del CRISPR al declarar la interferencia –solapamiento por la propiedad intelectual- entre algunas patentes pendientes pertenecientes a la Universidad de California y patentes ya concedidas al Broad Institute del MIT y la Universidad de Harvard

La batalla legal entre el Broad Institute y la Universidad de California (UC) sobre la propiedad intelectual (IP) del CRISPR ha sido encrespada durante años. Las patentes abarcan el uso del sistema CRISPR Cas9 para la edición de genes en células eucariotas — para lo que el Broad fue galardonado con una patente fundacional por la Oficina de Patentes y Marcas de los Estados (USPTO) in 2014. Al tiempo, UC pedía una interferencia de la audiencia, alegando que la patente del Broad coincidía con una que la UC, la Universidad de Viena, y Emmanuelle Charpentier (anteriormente en la Universidad de Viena) habían presentado dos años antes.

La USPTO había fallado inicialmente a favor de  Broad, afirmando que no había ninguna interferencia. Mientras tanto, la UC obtuvo la patente que estaba implicada en ese caso.

“La controversia de la patente es importante, porque pone demanda a la propiedad sobre un aspecto fundamental bastante amplio de la tecnología,” dice Jacob Sherkow, catedrático de la Facultad de derecho de Nueva York. Una de las razones de que vale la pena luchar por estas patentes específicas, añade, es porque se refieren a los usos de un sistema CRISPR que combina una guía de una sola molécula de ARN con la proteína Cas9, que sigue siendo la mejor opción para aplicaciones terapéuticas humanas que se están probando actualmente en ensayos clínicos. “Esas patentes valen mucho dinero”, dice el Sherkow a The Scientist.

Aun así, la sentencia de la interferencia sólo cubre una región del actual paisaje de las patentes CRISPR. Se han otorgado cientos de patentes relacionadas con CRISPR alrededor del mundo, y hay miles de solicitudes pendientes. Cubren una amplia variedad de demandas, incluyendo aquellas asociados a componentes del sistema de edición de genes, como las endonucleasas de corte del ADN y sus aplicaciones, por ejemplo, su uso para la detección de ácido nucleico como una herramienta de diagnóstico –.

Ver; “USPTO Restarts CRISPR Patent Dispute Between Broad and UC

Más allá de la disputa

Se han concedido muchas patentes CRISPR a la UC y al Broad, dos de las más grandes instituciones implicadas. La USPTO y la oficina de patentes europea (EPO) han otorgado 34 patentes al Broad y 10 patentes a UC. Ambas instituciones también tienen patentes en otras partes del mundo, incluyendo Australia, Japón y China. (La sentencia reciente de inferencia de la USPTO se aplica a 13 patentes y una solicitud de patente en el Broad y 10 solicitudes de patente de la UC).

Las patentes que han sido expedidas a la UC — y varias más que se esperan en los próximos meses, cubren una amplia variedad de demandas, según Ellison. Muchas de estas pertenecen a componentes específicos de los sistemas CRISPR, tales como el uso de diferentes guías y ARN transactivador (Trac-ARN), o modificaciones en las enzimas CRISPR (por ejemplo, “nicasas,” proteínas CRISPR modificadas para cortar una sola cadena del ADN).

“Cuando se inventa este tipo de plataforma fundamental, uno de los objetivos es considerar numerosas maneras de utilizar la invención, de modo que se pueda obtener la cobertura de patente que está en consonancia con lo que has inventado,” dice Eldora Ellison, de la UC, principal patente CRISPR, líder y director de la ley de propiedad intelectual la firma Sterne, Kessler, Goldstein y Fox.

Ellison señala que la UC está particularmente entusiasmada con la patente fundacional que recibió en abril, que estuvo implicada en los procesos de interferencia de la patente original y cubría el uso de CRISPR Cas9 para modificar el ADN en cualquier entorno celular o no celular. “También estamos muy satisfechos con la inminente emisión de patentes que se dirigen al ARN-guía solo como componentes de la materia”, añade Ellison. (Las patentes de “Composición de la materia” cubren las moléculas o compuestos recién sintetizados). Lo qué tienen en común ambos tipos de patentes es que “proporcionan una estupenda amplia cobertura” en términos de usos potenciales, señaló Ellison a The Scientist.

El Broad tiene un perfil de patente de CRISPR diverso. “La amplitud de las invenciones en cartera [del Broad] también incluye aplicaciones para CRISPR Cas9,” señaló Karen Zusi, gerente de relaciones con los medios de comunicación de Broad, en un correo electrónico a The Scientist. Estos incluyen herramientas de detección de ácidos nucleicos basada en CRISPR como SHERLOCK y otras aplicaciones basadas en enzimas alternativos, como Cas12, Cas13 y Cpf1, así como transposasas asociadas a CRISPR (CAST).

La competición sobre las patentes CRISPR es intensa porque las empresas biotecnológicas y los académicos que están trabajando para desarrollar nuevas aplicaciones comerciales de CRISPR necesitan primero obtener licencias a los propietarios de la IP antes de utilizar sus inventos. Los científicos pueden utilizar estas tecnologías para fines de investigación básica sin tener que pagar royalties, pero también necesitan obtener licencias si quieren vender los resultados de ese trabajo. Algunos han estimado que el mercado global de CRISPR valdrá más de 5 billones de dólares en 2025.

Un amplio horizonte

La UC y el Broad no son los únicos que han adquirido las patentes CRISPR, muchas otras instituciones académicas y empresas de biotecnología están también en el negocio CRISPR. Según datos recopilados por la firma consultora IPStudies en Suiza, hay más de 12.000 solicitudes de patente CRISPR presentadas en todo el mundo. Estas se dividen en aproximadamente 4.600 familias de patentes, que abarcan todas las patentes presentadas para una invención en diferentes países. Aparte de las instituciones Broad y UC, el mayor número de familias de patentes al caer incluyen la Academia China de Ciencias, la compañía química estadounidense DuPont y la compañía de edición genómica Editas medicine de Massachusetts, cofundada por los miembros de los equipos del Broad y la UC, entre otros.

 

 

Número de solicitudes para nuevas familias de patentes presentadas en todo el mundo, según datos recogidos por IPStudies. Los datos de 2018 y 2019 son incompletos; debido a un retraso en la publicación de solicitudes de patentes de Estados Unidos, la mayoría de las aplicaciones contadas son de China.THE SCIENTIST STAFF

 

 

De estos miles de solicitudes de patentes, más de 740 patentes CRISPR han sido emitidas hasta la fecha — y más de la mitad en tan sólo dos países, según IPStudies. “China y Estados Unidos están definitivamente dominando el paisaje de las patentes CRISPR,”, dice Corinne Le Buhan, fundador y consultor principal de IPStudies. “Especialmente en el lado académico de esto”, señala, una de las razones puede ser la aversión general hacia los organismos modificados genéticamente (OMG) en Europa, que limita los avances en aplicaciones agrícolas.

Con los años, ha habido una creciente diversificación de la cartera CRISPR más allá de Cas9, dice el analista de IPStudies Fabien Palazzoli. “Ahora, tenemos alrededor de 50 tipos diferentes de enzimas CRISPR,” incluyendo Cpf1, C2c2, CasX y CasY. Una de las posibles motivaciones para el desarrollo de todas estas alternativas, agrega Palazzoli, pudo haber sido el curso de las cuestiones jurídicas que rodean la propiedad del sistema Cas9.

Gregory Graff, un economista de la Universidad de Colorado, señala razones adicionales para la diversificación de la tecnología, como la búsqueda por los investigadores de nuevos avances científicos y el deseo de las empresas de biotecnología de obtener la libertad de utilizar sus propias herramientas. “También hay un número de otras fuerzas en juego que se hubieran producido [independientemente de la controversia]”, dice el científico. “Algunas de ellas han sido la motivación de la propiedad intelectual, pero creo que muchos de ellos han sido la curiosidad fundamental [de los científicos].”

Ver: Flux and Uncertainty in the CRISPR Patent Landscape