La Vida: aniversarios y celebraciones.

Obtienen crías de ratón de progenitores del mismo sexo
26/11/2018
Los pobres y las ayudas.
26/11/2018

Por José Manuel Belmonte (Dr. en Ciencias Humanas por la Universidad de Estrasburgo, miembro de CiViCa). Publicado en el Blog del autor Esperando la Luz el 18 de Noviembre de 2018.

Van a coincidir el 40 aniversario de la Constitución Española (1978-2018), con los 10 años de la Declaración de Madrid y los 10 años de la fundación de la Asociación Redmadre Guadalajara.

Aunque parezcan celebraciones inconexas, todas giran en torno a un mismo eje que es: la vida.   

1)  LA CONSTITUCION.

Los Padres de la Constitución, en su articulado pusieron las bases de la vida y la convivencia. El pilar fundamental, como no podía ser de otra manera, es la vida. “Con vida, cualquier reto”.

El artículo 15: “Todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral, sin que, en ningún caso, puedan ser sometidos a tortura ni a penas o tratos inhumanos o degradantes. Queda abolida la pena de muerte, salvo lo que puedan disponer las leyes penales militares para tiempos de guerra“.

Ya desde el mismo prólogo se dice que lo que se pretende con la misma es “Garantizar la convivencia democrática dentro de la Constitución” y Proteger a todos los españoles y pueblos de España en el ejercicio de los derechos humanos“.

2)  LA DECLARACION DE MADRID.

Aunque el Documento de la Declaración de Madrid se hizo público el 17 de marzo de 2009, “fue el resultado de una serie de reuniones de asociaciones civiles mantenidas periódicamente con un nutrido grupo de representantes de diferentes colectivos y asociaciones provida desde octubre de 2008. La Declaración mereció la aprobación y adhesión de cientos de profesores de universidad, académicos, investigadores, médicos de todas las especialidades, altos cargos del Estado, directivos de entidades sociales y escritores”.

La lista final de firmantes y adhesiones a la Declaración superó ampliamente los 3.000.

La puesta en marcha de la iniciativa de la Declaración de Madrid, surgió  “ante la iniciativa de una ley de plazos como régimen jurídico del aborto”.

El Gobierno de Zapatero, había encomendado a la Ministra de Igualdad, Bibiana Aído la reforma de la Ley del aborto de 1985.  Desde el 2008 se comenzó a trabajar en el anteproyecto de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo. Sustituiría a la ley anterior (conocida como la Ley de los 3 supuestos). La nueva aunque se estaba “cocinando” en secreto, era de dominio público por donde iban los redactores…de inmediato, se conocía como la Ley de Plazos.

En la nueva ley se permitiría la interrupción voluntaria del embarazo (aborto inducido) 1) en cualquier circunstancia, durante las 14 primeras semanas de gestación, y 2) hasta la semana 22, en caso de que exista grave riesgo para la vida o la salud de la embarazada o riesgo de graves anomalías para el feto.  Es más 3) en caso de que se detectasen anomalías fetales incompatibles con la vida no hay límite temporal para abortar. Y 4) la nueva ley “permitiría también a las jóvenes de 16 y 17 abortar sin necesitar la autorización de sus padres”.

Desgraciadamente, esa Ley de Salud sexual y lo que algunos han querido poner de relieve: “el derecho al aborto”, cruzó los mares, imparable.

Como he dicho, la Declaración de Madrid fue un intento científico, ético y humano de defender responsablemente la vida del ser humano y su dignidad desde el primer momento. El contrapunto de cordura y la llamada de atención, no fue escuchado.

DECLARACION DE MADRID  

«Los abajo firmantes, Profesores de universidad, investigadores, Académicos, e intelectuales de diferentes Profesiones, ante la iniciativa del Grupo Socialista en el Congreso, por medio de la Subcomisión del aborto, de promover una ley de plazos, suscribimos el presente Manifiesto en defensa de la vida humana en su etapa inicial, embrionaria y fetal y rechazamos su instrumentalización al servicio de lucrativos intereses económicos ó ideológicos.

En primer lugar, reclamamos una correcta interpretación de los datos de la ciencia en relación con la vida humana en todas sus etapas y a este respecto deseamos se tengan en consideración los siguientes hechos:

· a) Existe sobrada evidencia científica de que la vida empieza en el momento de la fecundación. Los conocimientos más actuales así lo demuestran: la Genética señala que la fecundación es el momento en que se constituye la identidad Genética singular; la Biología Celular explica que los seres pluricelulares se constituyen a partir de una única célula inicial, el cigoto, en cuyo núcleo se encuentra la información Genética que se conserva en todas las células y es la que determina la diferenciación Celular; la Embriología describe el desarrollo y revela cómo se desenvuelve sin solución de continuidad.

· b) El cigoto es la primera realidad corporal del ser humano. Tras la constitución del material genético del zigoto, procedente de los núcleos gaméticos materno y paterno, el núcleo resultante es el centro coordinador del desarrollo, que reside en las moléculas de ADN, resultado de la adición de los genes paternos y maternos en una combinación nueva y singular.

· c) El embrión (desde la fecundación hasta la octava semana) y el feto (a partir de la octava semana) son las primeras fases del desarrollo de un nuevo ser humano y en el claustro materno no forman parte de la sustantividad ni de ningún órgano de la madre, aunque dependa de ésta para su propio desarrollo.

· d) La naturaleza biológica del embrión y del feto humano es independiente del modo en que se haya originado, bien sea proveniente de una reproducción natural o producto de reproducción asistida.

· e) Un aborto no es sólo la «interrupción voluntaria del embarazo» sino un acto simple y cruel de «interrupción de una vida humana».

· f) Es preciso que la mujer a quien se proponga abortar adopte libremente su decisión, tras un conocimiento informado y preciso del procedimiento y las consecuencias.

· g) El aborto es un drama con dos víctimas: una muere y la otra sobrevive y sufre a diario las consecuencias de una decisión dramática e irreparable. Quien aborta es siempre la madre y quien sufre las consecuencias también, aunque sea el resultado de una relación compartida y voluntaria.

· h) Es por tanto preciso que las mujeres que decidan abortar conozcan las secuelas psicológicas de tal acto y en particular del cuadro psicopatológico conocido como el «Síndrome Postaborto» (cuadro depresivo, sentimiento de culpa, pesadillas recurrentes, alteraciones de conducta, pérdida de autoestima, etc.).

· i) Dada la trascendencia del acto para el se reclama la intervención de personal médico es preciso respetar la libertad de objeción de conciencia en esta materia, puesto que no se puede obligar a nadie a actuar en contra de ella.

· j) El aborto es además una tragedia para la sociedad. Una sociedad indiferente a la matanza de cerca de 120.000 bebés al año es una sociedad fracasada y enferma.

· k) Lejos de suponer la conquista de un derecho para la mujer, una Ley del aborto sin limitaciones fijaría a la mujer como la única responsable de un acto violento contra la vida de su propio hijo.

· l) El aborto es especialmente duro para una joven de 16-17 años, a quien se pretende privar de la presencia, del consejo y del apoyo de sus padres para tomar la decisión de seguir con el embarazo o abortar. Obligar a una joven a decidir sola a tan temprana edad es una irresponsabilidad y una forma clara de violencia contra la mujer.

En definitiva, consideramos que las conclusiones que el Grupo Socialista en el Congreso, por medio de la Subcomisión del aborto, ha trasladado al Gobierno para que se ponga en marcha una ley de plazos, agravan la situación actual y desoyen a una sociedad que, lejos de desear una nueva Ley para legitimar un acto violento para el no nacido y para su madre, reclama una regulación para detener los abusos y el fraude de Ley de los centros donde se practican los abortos».

Cuando se produjo la DECLARACIÓN DE MADRID la Ley de Plazos, aún no había sido aprobada. El Congreso aprobó el proyecto de Ley el 17 de diciembre de 2009, y después  faltaba aún su tramitación en el Senado. No entraría en vigor hasta julio de 2010.

Frente a los 25 votos favorables de los representantes políticos (184 votos a favor, 158 en contra y 1 abstención), más de 3.000 ciudadanos responsables alertaban a los políticos y a la sociedad del intento de sustituir la verdad por la ley.

De hecho, ni en el gobierno había unanimidad, ni la Ministra de Igualdad, que tramitaba la Ley de Plazos, tenía claras las ideas. Se demostró el 19 de mayo de 2009, en una entrevista radiofónica en que habló sobre el anteproyecto de Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de Interrupción Voluntaria del Embarazo. Un oyente le preguntó si un feto de 13 semanas, que a él se le parece mucho a un bebé, es un ser vivo. Bibiana Aído respondió: Un ser vivo, claro, lo que no podemos hablar es de ser humano porque eso no tiene ninguna base científica“.

La polémica estaba servida. Desde Derecho a Vivir advirtieron que las palabras de la Ministra eran “la mayor aberración científica” que recuerdan. Gádor Joya, su portavoz, retó a la ministra a que definiera “qué clase de ser vivo es un embrión humano de trece semanas”: “si no es un ser humano, tendrá que ser de alguna especie. ¿De cuál, señora ministra?

La sociedad inquieta ideó plasmar la realidad en la universidad. La valenciana de 22 años, Fátima Navarro-Rubio estudiante de Económicas fue portavoz de la plataforma Bebé Aído. Pretendían hacer visible ese ser vivo al que la ministra de Igualdad no considera humano. Si una imagen vale más que mil palabras un bebé a escala, no puede ser menos. Repartieron el muñequito de cinco centímetros, semejante a un feto de 12 semanas. Al verlo, nadie pensó ni dijo que no fuera humano.

Se popularizó más tarde un vídeo resumen de 9 meses de embarazo en 4 minutos.

3) REDMADRE Guadalajara.

Derecho a Vivir, la Plataforma Provida de Hazte Oír se había mostrado muy activa en defensa del derecho a vivir del concebido.

La Plataforma REDMADRE había elegido ayudar directamente a las madres, asesorándolas y apoyándolas. Con ese fin la Fundación REDMADRE había nacido en 2007.

Ante el desconcierto de un embarazo inesperado, el asesoramiento y el apoyo a la mamá son la mejor alternativa al aborto.

En Guadalajara REDMADRE nació en 2008, por lo que en este año se cumplen 10 años de la fundación de la Asociación. Desde entonces, no ha dejado de ayudar y de crecer.

Lo van a celebrar el sábado 24 de noviembre de 2018.

Tres datos estadísticos, que pueden sorprender, pero no engañan, porque son meridianamente claros.

1. En ESPAÑA, se apoya más el aborto que a las madres. Mientras que la ayuda a las mujeres embarazada es de 3.665.000 euros. Las ayudas para abortar llegan hasta 34.000.000 de euros.

2.- Se puede decir que ha disminuido el número total de abortos, en los últimos años. Pero el porcentaje de abortos sobre embarazos, no ha disminuido en los últimos años, al contrario se ha incrementado. Lo que sí ha disminuido es el número de embarazos.

3.-Y lo que revela el número 2, es tanto más grave, cuanto últimamente ya hay menos nacimientos que defunciones. Y las defunciones, en general, son de nativos y ¿los nacimientos?

4.-Todo lo anterior tendría que completarse diciendo que la tasa de natalidad es la tercera más baja de la UE: 8,4 nacimientos por cada mil habitantes, frente a los 9,9 en el bloque comunitario.

5.-Según el INE los datos provisionales en 2018 señalan que la población residente extranjera en España es de 4 .572 .055, la población española 42. 087. 247 y el total 46. 659. 302 habitantes. Y es precisamente en esa población inmigrante donde, es mayor la tasa de fertilidad, y genera mayor tasa de embarazos y nacimientos, proporcionalmente. 

Se puede concluir, que la política y la vida, en general no se han entendido. Mientras en general,se fomenta y se apoya la cultura de la muerte,  es mínimo el apoyo a la cultura de la vida, que se hace desde organismos oficiales. Hay que reconocer que  Guadalajara, es una excepción. La Asociación  REDMADRE que la próxima semana cumple 10 años, en su corta vida, lo ha experimentado.

BELMONTE
BELMONTE
Dr. en Ciencias Humanas por la Universidad de Estrasburgo, miembro de CíViCa