La Iniciativa Ciudadana Europea One of Us ante el Tribunal de Justicia Europeo (ECLJ)
30/04/2018
Próxima presentación del Informe de Evolución de la Familia en Europa 2018 del Instituto de Política Familiar (IPF)
30/04/2018
Reading Time: 3 minutes

Por Roberto Germán Zurriaráin, Doctor en Filosofía. Licenciado en Teología.Profesor de Didáctica de la Religión de la Universidad de La Rioja, publicado en Blog de  Roberto Germán Zurriaráin 28 de Abril de 2018.

“Ha muerto” el niño británico Alfie Evans, de 23 meses de edad, que sufría una enfermedad degenerativa grave e irreversible, tras una dura batalla legal de los padres contra el hospital inglés Alder Hey. Según los médicos de ese hospital, el pequeño no iba a sobrevivir más de unos minutos sin respiración artificial. Sin embargo, ha muerto 6 días después. (Luego, no parece que la respiración artificial, en este caso, fuese una medida desproporcionada).

Los padres de Alfie plantearon una batalla judicial en el Reino Unido para trasladarlo a Italia, donde un hospital mostró su disposición a continuar con su tratamiento. Incluso el Ministerio de Defensa italiano puso a su disposición un avión y un equipo médico para el traslado.

Incomprensiblemente, la justicia británica dio la razón al hospital, denegando la solicitud de los padres del pequeño para su traslado.

Reflexión y Valoración

Es verdad que hay muchos niños Alfie en el mundo y, no tan niños, en las mismas circunstancias. Pero “este caso” ha despertado en la sociedad un debate acerca de una de las cuestiones sobre las que muy de vez en cuando nos planteamos, pero que, más tarde o más temprano, nos va a tocar directamente o nos toca en nuestros seres queridos: ¿cómo debemos morir?, ¿cuáles son los criterios que han de predominar en esas circunstancias? Por eso, estas palabras solo tienen, sin meternos en problemáticas de índole jurídica o médica, esta pretensión.

Creemos que asistimos a un caso de eutanasia, por dos motivos: porque no se han intentado nuevas posibilidades de tratamiento y porque el pequeño Alfie no ha muerto por el transcurso natural de su enfermedad degenerativa grave e irreversible, sino por asfixia.

En otras palabras, nos parece, desde un punto de vista bioético, que retirar un medio vital, como puede ser la ventilación mecánica asistida (respiración artificial), solo sería éticamente válido, en caso de riesgo inminente de muerte y existencia de sufrimientos intensos bien contrastados. Sin embargo, en este caso concreto no parece que existiese riesgo inmediato de muerte, porque continuó viviendo. Tampoco había constancia médica de la existencia de sufrimientos intensos en el pequeño. Por ello, creemos que retirarle la respiración mecánica se podría calificar como un acto objetivamente eutanásico.

Además, ¿por qué se hizo caso omiso a la voluntad de unos padres que lo único que querían para su hijo es que se agotaran todas las alternativas de tratamiento?

Lo que no se puede admitir es DEJAR que un ser humano muera. La “causa” de la muerte nunca debe ser la falta de oxigenación, sino en todo caso, el propio curso de la enfermedad.

Hay que ofrecer los cuidados básicos necesarios para mantener una vida humana hasta el final con hidratación, analgesia, higiene, alimentación y evitando el ahogamiento.

No se debe ni causar la muerte ni retrasarla. Y en este caso se ha causado la muerte del pequeño por asfixia. El pequeño no ha muerto de muerte natural. No ha muerto por el propio curso de su enfermedad degenerativa grave e incurable.

ALFIE DESCANSA EN PAZ

PADRES OS ACOMPAÑAMOS EN VUESTRA PENA Y SENTIMIENTO